TESTIGOS DE JEHOVA : JESUS RESPONDE A LOS TESTIGOS SINCEROS

0

Playlists

Loading...
I. El Dios Verdadero.

A.} Jn. 17:3, "Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado". Los arianistas y socinianistas modernos (por ejemplo, los "testigos" contra Jehová) rechazan la afirmación de Rom. 9:5; Col. 2:9; Tito 2:13; 2 Ped. 1:1 que Cristo es Dios. Rechazan la afirmación de Juan que Jesucristo es Dios (1:1; 8:58; 14:9; 1 Jn. 5:20, etc.) y enseñan que "esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a la criatura Jesucristo, a quien has enviado".
B.} 1 Jn. 5:20. ¡Es increíble que los incrédulos perversos crean que haya vida eterna en conocer a una criatura! Juan 17:3 dice que el Padre es "el único Dios verdadero" y 1 Juan 5:20 dice que "estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna". La palabra "Este" se refiere a su antecedente inmediato: "Jesucristo". Como el Padre es el verdadero Dios, así también Jesucristo es el verdadero Dios. C}. Apoc. 3:7, "Esto dice el Santo, el Verdadero". Algunos eruditos prefieren el antecedente remoto -- "al que es verdadero" -- pero según esto Juan hubiera dicho, "el verdadero Dios es el verdadero Dios". Para escoger el antecedente remoto (en lugar del antecedente inmediato) debe haber una razón fuerte para hacerlo. Si Juan hubiera dicho, "Este es el verdadero Mesías", nadie habría dicho que "Este" no se refiere a su antecedente inmediato. D}. ¿Habrá algo en los escritos de Juan que contradiga la afirmación que Jesucristo es el verdadero Dios y la vida eterna? Por el contrario, lo afirma muchas veces: en El está la vida, El da vida al mundo, El es el pan de vida, sus palabras son vida, Yo soy la vida, etc. 1 Juan 5:20 -- al igual que 1 Juan 1:2 -- afirma que Cristo es la vida. Desde luego la vida eterna procede del Padre, pero en los escritos de Juan siempre se relaciona la vida o la vida eterna con Cristo E. } Si Juan no quería decir (1 Juan 5:20) que Jesucristo es el verdadero Dios, entonces ha usado una expresión que puede entenderse mal. Al leer este texto -- así como está -- es razonable que lleguemos a la conclusión de que debemos adorar a Jesucristo como el Dios verdadero. Pero si El no es el Dios verdadero, entonces este texto nos podría engañar y causar que hagamos precisamente lo que Juan prohíbe en el siguiente versículo: adorar a los ídolos. Si Cristo no es el verdadero Dios, entonces El no puede ser adorado (Mat. 4:11), y los que le adoran están adorando una criatura (Rom. 1:25). ATEE ANTISECTAS https://twitter.com/antisectas